lunes, 4 de julio de 2016

La caja de las sumas

¿SUMAR? 

El trabajo de las matemáticas no siempre se hace de forma manipulativa, sino que en muchísimas ocasiones se tiende a la ficha ya desde el primer momento. Desde mi punto de vista, es ahí donde comienzan la mayoría de los problemas. 

Todos hemos estudiado que para introducir un concepto nuevo hay que partir de las experiencias del alumnado, de sus conocimientos previos y entonces ¿por qué nos olvidamos de ello tan a menudo? 

Las sumas se pueden trabajar de múltiplas formas y no sólo se trata de hacer cincuenta fichas de lo mismo, también podemos hacer sumas con tizas en el suelo del patio, en la pizarra, con rotuladores, hasta en las ventanas del aula con rotuladores de tiza líquida. 

Pero lo primero es asegurarnos de que los niños entienden que sumar = añadir o juntar.  Y para ello, la mejor forma que he encontrado hasta ahora, es la caja de las sumas. 

Para realizarla sólo necesitamos una caja de zapatos, tapones o cualquier elemento que vayamos a sumar, dos anillas, unas tijeras, velcro  y números plastificados. 

Se trata de hacer dos ventanas en la tapa de la caja y con el cartón restante hacer un pequeño panel donde pegaremos con velcro los números plastificados. Hacemos un pequeño agujero en cada panel y en la caja, de manera que se conviertan en pequeñas ventanas, tapitas o como queráis llamarlo. Y listo, ya tenemos lista nuestra caja, ahora sólo nos falta experimentar con ella. 

Primero como en todo, enseñamos a los niños a utilizarla y enseguida cogen el truco. 

Los pasos son sencillos, ponemos las tarjetas que vamos a sumar, levantamos la ventana y metemos los objetos que corresponden a cada ventana. Y ya sólo nos queda remover un poco la caja con salero y abrirla para ver el resultado de la suma. 

     



No hay comentarios:

Publicar un comentario